¿Cómo aplicar la Gestión por Objetivos en mi Agencia de Viajes?

 La gestión por objetivos consiste en definir los objetivos individuales de cada trabajador y alinearlos con los respectivos indicadores y metas que tenga la agencia de viajes.

La importancia de plantear objetivos radica en que estos permiten alinear el qué, cuándo y cuánto deben lograr los empleados. De este modo, en su trabajo diario, el personal se focalizará en la estrategia, de tal manera que todos los esfuerzos individuales estarán coordinados y direccionados hacia el logro de los resultados planificados.

¿Qué son los objetivos? son enunciados que expresan metas, logros, resultados o propósitos que se espera lograr en un período de tiempo determinado, a través de la realización de determinadas acciones.

El sistema de gestión por objetivos se complementa con el de gestión por competencias (que será desarrollado en un próximo posteo) y juntos convergen en la gestión del desempeño. Si el sistema se encuentra correctamente diseñado, comunicado y ejecutado, se obtendrá un impacto directo y altamente positivo en el logro de los resultados estratégicos.

A partir del primer objetivo de la compañía, colocado por el accionista, se deben estructurar, encadenadamente y mediante relaciones de causa-efecto, los de la alta gerencia, las gerencias, los mandos medios y la operación.

Para el seguimiento de los objetivos y sus correspondientes metas, se recomienda usar algún sistema de gestión o ejecución de la estrategia, que no necesariamente sea específico para agencias de viajes pero que si puede permitir integraciones entre sistemas. El sistema CASCADE es ideal para poder utilizarlo para la gestión estratégica de la agencia ya que es bastante simple de usar, muy dinámico y es online.

Cabe destacar que todos los objetivos deben cumplir la condición de ser SMART :

  • Specific (Específicos): deben ser claros y precisos, no ambiguos. En este sentido, es preciso que no dejen lugar a dudas o libre interpretación tanto por parte del gerente como del empleado.
  • Measurable (Medibles): los objetivos deben medirse cuantitativamente, por lo que deben arrojar un resultado numérico, porcentaje o fecha definidos. En otras palabras, deben poder “cuantificarse”
  • Achievable (Alcanzables): para que el personal se vea motivado por ellos, es preciso que los objetivos efectivamente puedan lograrse. Al mismo tiempo, deben ser desafiantes e implicar al menos un poco de esfuerzo, ya que de este modo se le agrega valor a la gestión del agente de viajes.
  • Relevant (Relevantes): los objetivos deben ser escasos, por lo que deben colocarse los más relevantes para el puesto.
  • Time-related (Tiempo de finalización): todo objetivo debe tener un tiempo de finalización para medir su grado de cumplimiento. Si el plazo no es definido específicamente, se considera como tal el período del presupuesto considerado (que puede ser anual o semestral).

Gestión por objetivos en una agencia de viajes y turismo - SIGMMA.net

A su vez, es muy importante desarrollar bien el enunciado de un objetivo, el cuál debe contener:

 

  • Una acción: expresada a través de un verbo en infinitivo.
  • Un contenido: referido a los resultados que se aspira obtener en el sector específico de la agencia de viajes
  • Un estándar de realización: definido por los requerimientos o características necesarios para alcanzar los objetivos. Gracias a él, es posible medir el grado de realización o logro.


La importancia de expresar un objetivo con un verbo en infinitivo reside en el hecho de que, de este modo, se le otorga a este una idea de acción, en otras palabras, la noción de que es necesario ponerse en movimiento para alcanzarlo.

Por otra parte, al momento de definir un objetivo, deben guardar coherencia y consistencia tres conceptos:

  1. Definición: se trata de la definición conceptual de lo que se desea o debe lograr u obtener.
  2. Indicador: se refiere a la fórmula de cálculo con la cual se medirá el objetivo. Aquí se pueden utilizar datos del sistema de gestión o software turístico para saber en tiempo real como va el indicador utilizado.
  3. Meta: es el resultado cuantitativo que se debe lograr u obtener.

Ejemplos:

  • Aumentar la venta de paquetes turísticos a Brasil en un 20% versus lo vendido en 2018, hasta el 31/12/2019.
  • Mantener un margen de utilidad neta del 15% en todos los viajes que se vendan a Europa entre el 30/06/19 y el 31/12/2019.

Recordar: un objetivo debe contar con una meta cuantitativa o fecha (plazo) para lograr calcular en qué medida ha sido logrado o no. Caso contrario, adquirirá la forma de una responsabilidad o función, pero ya no podrá ser considerado una meta a seguir.
Además, debe hallarse en línea con los resultados que la agencia de viajes desea obtener y diseñarse en forma de cascada, desde el primer nivel organizacional hasta el nivel más bajo de la agencia.